¿Qué es la agenesia dental?

En alguna ocasión hemos conocido a alguien al que le falte algún diente y esta falta no ha sido producida por una exfoliación precoz o exodoncia del mismo. A esta ausencia de piezas dentales de manera natural se la conoce como agenesia dental.

La dentición de una persona adulta esta compuesta por 32 piezas mientras que la de los niños cuenta con un total de 20 piezas dentales. Cuando se produce una ausencia de formación o desarrollo de alguna pieza dental, estas cifras se encuentran disminuidas. A este fenómeno se le conoce como «Agenesia dental».
 
Normalmente las agenesias dentales se dan en las primeras edades o durante la adolescencia. Se identifican claramente cuando realizamos radiografías panorámicas y observamos que falta una o varias piezas. La ausencia de dientes puede darse tanto en denticiones deciduas como definitivas.  No siempre que se de en una dentición decidua tiene por qué darse en denticiones definitivas.
 
La agenesia dental tiene cierta frecuencia en grupos dentales determinados. Las más frecuentes se dan en los terceros molares, más conocidos como cordales o muelas del juicio. Estas agenesias carecen de importancia. En muchas ocasiones estas piezas han de ser exodonciadas por diversos motivos no siendo necesaria su posterior reposición. Por el contrario, cuando las agenesias se dan en los incisivos o en los premolares esto puede suponer un problema. En estos casos es necesaria su reposición para tener una adecuada oclusión.
 
Si buscamos una explicación al origen te este fenómeno podemos encontrarlo en una explicación evolutiva combina con hábitos alimenticios más refinados. Esto se debe a que los alimentos cada vez son más procesados. Cada vez las arcadas maxilares requieren de menos potencia y de menor número de dientes que hagan un gran trabajo. Esto ha provocado cambios morfo-genéticos que han conllevado a una disminución del arco dental y de las dimensiones de los maxilares. Cada vez albergan menos piezas y de ahí la desaparición espontánea de algunas relativamente «innecesarias para la masticación efectiva».

El tratamiento de las agenesias dentales pasa por varias fases. 

 Si la agenesia se corresponde a una pieza que forma parte de la dentición definitiva, se intenta mantener en boca el diente de leche el mayor tiempo posible. Ello sólo si se encuentra su predecesor deciduo. Esto es hasta que este por su condición fracase, deba retirarse o caiga por sí mismo, haciendo necesaria la reposición de la pieza ausente mediante implantes o algún otro sistema protésico. 
 
Para ello es importante identificar los casos en los que no exista un recambio dental, ya que puede incurrirse en el error de exodonciar un diente de leche para facilitar la erupción del diente definitivo, sin que exista dicho definitivo al que esperar. Este hecho puede provocar una alteración en la posición del resto de los dientes, del espacio dental o incluso en la función masticatoria. Esto complicaría mucho la resolución del problema.
 
Existen algunos casos en los que se dan amplias agenesias o incluso anodoncias (ausencia de todos los dientes).  Estos son menos frecuentes y suelen estar vinculados a personas que manifiestan síndromes complejos. Si este es el caso desde muy temprana edad, estos sujetos son portadores de prótesis que repongan las ausencias. Esto es para dar la mejor función masticatoria y fonadora posible, así como estética para corregir los patrones faciales alterados.
 
Desde Cora Odontología esperamos que este blog te aclare todas tus dudas a cerca de esta cuestión. Siempre que se este ante una decisión de sospecha de este proceso, o se necesite realizar una exodoncia de un diente deciduo, debes tener la precaución de pedirle al facultativo de turno que revise y verifique las piezas dentales y sus recambios. Todo ello mediante la realización de una radiografía panorámica que de una idea clara de todo lo relativo a la cavidad oral del paciente.
 
#salud #dientes #higienedental #saluddental #odontologo #saludbucal #dentista #tenerife #clinicadental  #odontologia #clinica #ortodoncia #periodoncia #caries #dientesblancos #dentistatenerife #coraodontologia
CONTACTA CON NOSOTROS:

Leer más

Absceso dental o flemón

Un absceso dental, o flemón, es el cúmulo de pus en torno a una pieza dental concreta.

Puede afectar a estructuras óseas, dentales o tejidos blandos próximos al diente afecto. Esto se da como resultado de una infección cariogénica no tratada, de una fisura o fractura dental, de un traumatismo o de un trastorno periodontal.
El diagnóstico de este tipo de procesos suele darse mediante la exploración clínica y radiológica. En ella se determina la procedencia del evento, así como el alcance del mismo. Los síntomas que puede percibir un paciente son muy variados.
Un absceso dental puede ser totalmente asintomático, hasta provocar dolor intenso y agudo tanto en reposo como durante la masticación. Además puede presentarse:
  1. Dolor a la presión.
  2. Inflamación y /o tumefacción de la zona circundante.
  3. Hipersensibilidad al frio y al calor.
En los casos más complejos
  1. fiebre.
  2. Induración de estructuras cercanas.
  3. Afectación de funciones propias. 
  4. Mal estar generalizado.
  5. Sepsis y detrimento de las funciones vitales propias.
En algunas ocasiones, podemos percibir esta infección en forma de fístula. Se puede apreciar una zona abultada de color blanquecino (rojo en la zona gingival cercana a la pieza patológica en cuestión). Esta aparece y desaparece durante largo tiempo, pudiendo tener un curso doloroso. Esto puede indicarnos la presencia de alguna infección de dientes próximos, de los cuales no hemos llegado a percatarnos. Dada la ausencia de sintomatología dolorosa, es habitual que sea producto de una degradación nervioso-pulpar a consecuencia de un trauma. Puede ser también porque se trate de una sobre infección dental bajo una corona o restauración, la cual no podemos ver. Hay que tener en cuenta que esto es solo detectable a la exploración radiológica.
Estos procesos son muy dolorosos y ponen a muchos pacientes en situaciones de dolor extremo. Por ello, es importante que no lo dejes pasar nunca, dado que lamentablemente puede progresar a procesos sistémicos que pueden poner en riesgo tu salud.

El tratamiento de este tipo de lesiones ha de ser muy precoz.

Puede variar desde el tratamiento de conductos de la pieza, con tratamiento de la caries, hasta cirugías de mantenimiento apical o exodoncia y legrado de la zona, en el peor de los casos. Además es necesaria la terapia antibiótica que contenga la infección.
Si te encuentras ante esta situación o sospechas que tienes alguna caries que no has tratado adecuadamente, acude a nuestras clínicas. Desde Cora Odontología te invitamos a que acudas a realizarte un chequeo. Con él, podemos evitar llegar a estas incomodas y dolorosas situaciones, mejorando además tu calidad de vida.
 
#salud #dientes #higienedental #saluddental #odontologo #saludbucal #dentista #tenerife #clinicadental  #odontologia #clinica #ortodoncia #periodoncia #caries #dientesblancos #dentistatenerife #coraodontologia
CONTACTA CON NOSOTROS:

Leer más

Comunicado

Siguiendo las directrices del Real Decreto 463/2020 por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, y con el fin de frenar su propagación, Clínica Dental Cora permanecerá cerrada 15 días hasta nuevo aviso.
Estaremos pendientes de informarles de cualquier novedad al respecto.
Cora Odontología.
CONTACTA CON NOSOTROS:

Leer más

Higiene y cuidados orales en pacientes discapacitados

Son muchos los problemas a los que debe de enfrentar una persona con discapacidad, tanto física como intelectual.

En el blog de hoy nos centraremos en el cuidado oral de las personas discapacitadas. Siendo nuestro objetivo orientarte y ayudarte a minimizar los daños y problemas que pueden darse en la cavidad oral, y a nivel sistémico.

Los principales problemas que se presentan son:

 

  1. Caries dental: se da por la acción bacteriana en combinación con las dietas blandas ricas en azúcares e hidratos de carbono. También en combinación con el uso prolongado de biberones o de dispositivos que facilitan la alimentación como por el uso de pajitas o succionadores.

  2. Enfermedad periodontal/ gingivitis: consiste en la inflamación, sangrado y dolor de las encías por la acción de las bacterias sobre los tejidos orales blandos. Todo ello en combinación con dietas blandas e higiene insuficiente. Esta se manifiesta a una edad más temprana en un paciente discapacitado.

  3. Anomalías dentales: nos referimos a la anomalía en cuanto al número y posición de los dientes en comparación con los considerados normales. Puede darse que el paciente discapacitado tenga un número de dientes superior o inferior al lógico. También en el caso de que las posiciones habituales de los dientes estén alteradas.

  4. Hábitos disfuncionales: rechinamiento o apretamiento dental, babeo, deglución atípica o infantil… Es decir, todos aquellos hábitos incoherente o  no coordinados. Esto  lleva al paciente a no lograr un objetivo o acto normal dentro del marco de las funciones orales consideradas normales.

Desde un punto de vista conservador y preventivo podemos luchar contra la aparición de todas o casi todas estas patologías. Todo ello si adoptamos algunos consejos sobre la higiene y cuidados orales.

 

El principal de ellos consiste en el control de la placa bacteriana. Esta es la principal causante de las patologías orales infecciosas como la caries y la enfermedad periodontal. Para ello debemos tener en cuenta que el cepillado en personas discapacitadas conlleva a una adaptación en cuanto a la técnica y los útiles utilizados para ello. 

 

A continuación te damos unos cuantos consejos para que puedas realizar la higiene adecuadamente a una persona discapacitada:
 
  1. «Si el paciente es no colaborador»: Realizar cepillado dental un mínimo de dos veces al día, utilizando para ello pastas ricas en flúor. Es bueno realizar aplicaciones de gel de flúor y / o clorhexidina varias veces por semana si el paciente no puede ser cepillado con pasta dental. Haremos el cepillado con agua y luego colocaremos en forma de gel y con muy poca abundancia flúor o clorhexidina al 0,12%. Esto es para endurecer el esmalte y desinfectar la zona. Además se evitará comer o beber al menos 30 min tras la realización de la higiene. Podemos ayudarnos de cepilla angulados, eléctricos, interproximales  e irrigadores dentales.
  2. «Si el paciente es colaborador»: Si el paciente puede hacerse una higiene esta debe ser mediante técnicas  repetitivas que interiorice y aprenda, una buena idea es realizar una rutina de cepillado. Comenzaremos siempre por una misma zona y finalizando por otra realizando movimientos amplios de barrido dental. Todos los cepillados deben hacerse bajo supervisión, con pastas dentales fluoradas. Es conveniente la adaptación del cepillo dental para facilitar el agarre del mismo si fuera necesario.
  3. Siempre debe usarse cepillo dentales suaves, e interproximales antes que hilo dental para realizar un mayor barrido de zonas difíciles.
  4. En pacientes con rechinamiento dental evitaremos alimentos estimulantes como el cacao, cola o estimulantes.
  5. Evitaremos usar chicles o caramelos para la halitosis existen productos específicos no azucarados no ni susceptibles de ser tragados.
  6. Evitar biberones o pajitas de succión.
  7. Evitar periodos de tiempo amplios más allá de 10 minutos desde que come hasta que se realiza la higiene.
Desde Cora Odontología te animamos a que acudas a nuestras clínicas si necesitas ayuda para poder asesorarte y aconsejarte adecuadamente. Con ello evitaremos mayores complicaciones que puedan desencadenar graves problemas de salud.
 
CONTACTA CON NOSOTROS:

Leer más

¿Qué es el síndrome de boca ardiente?

El término empleado para referirse a la sensación de ardor / quemazón de la cavidad oral, sin una causa desencadenante obvia es «Síndrome de boca ardiente».

 
Esta sensación de quemazón dolorosa, que no responde a un estímulo desencadenante, puede darse en cualquier emplazamiento de la cavidad oral incluidos los labios, pudiendo afectar a toda la cavidad al completo o a una o varias partes delimitadas, esto último más inusual. Este mal puede tener fluctuaciones en cuanto a la percepción por parte del paciente, ya que este puede perdurar todo el día con igual constancia en cuanto a la intensidad de percepción, o variar siendo menos sintomático a primeras oras de día acentuándose a medida que pasan las horas.
 
Tiene un curso evolutivo variable, pudiendo ir desde semanas a incluso años, siendo muy rara su desaparición espontánea. La sensación es muy desagradable porque el paciente puede llegar a percibir que se está «quemando» la boca sin que esto este sucediendo realmente.
El principal problema radica en el desconocimiento de la causa, lo cual dificulta mucho la tarea de solución y tratamiento de la patología, así como la ausencia de cambios físicos orales perceptivos a las exploraciones.
 
Existen factores de riesgo como:
  1. Ser mujer y estar en periodo menopaúsico o postmenopáusico.
  2. ser mayor a 50 años, haber tenido enfermedades o procedimientos dentales recientes,
  3. tener reflujo gastro esofágico,
  4. ser fumador o consumidos de alcohol…
Además esto, puede generar muchas complicaciones en la vida cotidiana. Normalmente genera dificultad para conciliar el sueño, dificultad para comer y sensación de depresión y desasosiego.
Los síntomas característicos de esta patología son:
  1. Sensación de ardor con dolor y quemazón.
  2. Sensación de cambios gustativos, aumento de sabor metálico o amargo.
  3. Pérdida de gusto.
  4. Sensación de sequedad oral y sed constante.
Atendiendo a la causa podemos definir dos tipos de síndrome de boca ardiente, el primario y el secundario:
Síndrome de boca ardiente primario: es aquel en el que no se identifican cambios en los tejidos, es de carácter idiopático.  Suele estar relacionado con alteraciones de nervios sensitivos periféricos o centrales.
Síndrome de boca ardiente secundario: se da como resultado de otra patología o situación primaria que padece el paciente. En este caso los pacientes tienen padecimientos tales como: xerostomía, infecciones fúngicas, trastornos inflamatorios. También liquen plano, déficits nutricionales, alergias, prótesis dental, trastornos endocrinos como diabetes. Además de dan factores psicológicos como estrés o ansiedad, hábitos orales inadecuados como mordisqueo lingual, consumo de fármacos xerostomizantes…
 
Como citábamos anteriormente, la resolución de esta patología es compleja. En muchos casos no puede lograrse, de manera que las medidas a adoptar frente a la misma son de carácter preventivo. Entre estas se encuentra evitar el consumo de irritantes, como tabaco y alcohol. Además hay que eliminar las bebidas carbonatadas y comidas ácidas y picantes.
 

En algunos casos se recomiendan geles lubricantes que eviten la xerostomía y humidifiquen el medio. Esto hace que sea más llevadero, además de la eliminación de todos aquellos factores predisponentes.

 
Si estas siendo víctima de esta desagradable sensación, acude a Cora Odontología donde estaremos encantados de ayudarte y orientarte ante esta situación.
 
CONTACTA CON NOSOTROS:

Leer más

Cirugía de implantes

En el caso extremo de la pérdida de piezas dentarias, contamos con la PRÓTESIS DENTAL, que es la reposición de los dientes ausentes de manera removible o fija, pudiendo completarlo con la IMPLANTOLOGÍA, que es la reposición de las raíces para colocar sobre estos implantes las nuevas dentaduras.

Técnicas modernas, seguras y prácticamente sin dolor.

Leer más

MORDERSE LAS UÑAS PUEDE AFECTAR A LOS DIENTES

Se conoce como onicofagia, al hábito de morderse las uñas.

Este se desarrolla durante la infancia en la mayoría de los casos, afectando a un 45% de la población infantil. Puede llegar a mantenerse hasta la edad adulta, siendo la población que mantiene este hábito un 10%.

Se trata de un hábito de carácter nervioso, que además de afectar a las manos y uñas generando infecciones y heridas reiteradas. Este puede afectar a otras partes del cuerpo como es el caso de la boca y de los dientes.

Existe una clara relación entre la onicofagia y el deterioro de los dientes, siendo el grupo más afecto el de los incisivos, ya que es con estas piezas con las que principalmente hacemos la acción de morder.
Los daños más frecuentes encontrados en los dientes son:

– Melladuras de los bordes incisales.
– Pérdida de restauraciones.
– Fracturas o fisuras dentales.
– En casos más graves apiñamiento dental o erupción de dientes en malas posiciones. Esto se debe al continuo mordisqueo que genera presión alterando la posición o trayectoria eruptiva.
– Debilidad del esmalte dental, por microtraumatismos acontecido en la fase de mordisqueo.
– Alteraciones en la posición mandibular, acontecida por adelantamiento mandibular par al hacer una pinza dental efectiva a la hora de morderse las uñas. Esto puede generar dolor mandibular, ruido articular o alteraciones meniscales.
– Halitosis causada por la inhalación o paso de bacterias que se encuentran en las uñas a la cavidad oral. Con ello se genera mal aliento, o alteraciones de la flora oral normal.
– Aparición de aftas, úlceras por laceración de las mucosas o labios durante el acto de mordisqueo.
– Aparición de herpes u otras infecciones periorales, por llevarse constantemente las manos sucias a la boca.

Si desconocías todos los problemas que puedes tener por este hábito, y ahora ya los conoces, ¡es hora de que lo dejes!.
Puedes comenzar adoptando hábitos que faciliten dejar el mordisqueo de las uñas, asi como acudir a tu médico para que te facilite algún técnica o fármaco si lo necesitas.

En cuanto a los cuidados orales, desde Cora Odontología te invitamos a que acudas a nuestras clínicas para que puedas hacerte una revisión, y tomes todas las medidas que sean necesarias para que tu sonrisa no se vea afectada, acude ya a nuestras clínicas.

Leer más

EXFOLIACIÓN O RECAMBIO DENTAL

Seguro que muchos de ustedes están teniendo visitas de Ratón Pérez en casa a consecuencia del recambio de la dentición de leche del niño por la definitiva del adulto.

Para aclarar tus dudas a cerca de este proceso te damos algunas pautas orientativas. En Cora Odontología también recibimos con frecuencia la visita de este carismático Ratoncito.
La aparición de los dientes en la boca de un niño comienza aproximadamente a los tres meses de vida.
Esto puede variar de un individuo a otro, pudiendo ser más precoz para algunos, y más tardía para otros.El proceso de recambio de la dentición decidua por la permanente comienza en torno a los 6 años de edad con la aparición de los primeros molares definitivos. Hasta la edad de los 12 a 14 años se va dando un recambio sucesivo de las piezas dentales. En este periodo existe una convivencia de los dientes deciduos con los definitivos en la boca dando como resultado la conocida como dentición mixta.

En algunas ocasiones los dientes nuevos aparecen torcidos en la boca. Esto normalmente suele corregirse cuando se produce el desarrollo del hueso maxilar al completo. En caso de que la corrección no sea del todo la esperada es necesario acudir al odontólogo para que este evalúe la necesidad de tratamiento ortodóntico correctivo. Así mismo es aconsejable no acelerar el proceso de recambio ya que podemos provocar una alteración de los espacios orales o dentales lógicos. Esto complicaría más la adecuada alineación y oclusión en un futuro, así como daños irreparables en el propio diente definitivo.

Desde Cora Odontología esperamos que esta aclaración en cuanto al recambio dental te oriente un poco y despeje tus dudas. Aún así, si sigues teniendo alguna pregunta puedes acercarte a cualquiera de nuestras clínicas donde estaremos encantados de ayudarte.

Leer más

Día mundial del cáncer 2020

Desde Cora Odontología nos sumamos a la lucha contra esta enfermedad, apostando por llevar un estilo de vida saludable como principal medida a nuestro alcance para su prevención, evitando la comida «basura», el excesivo consumo de alcohol y tabaco, así como la inactividad física.

Según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente 30% de los casos de cáncer pueden curarse si se detectan temprano y se tratan adecuadamente.

Por ello, es primordial que ante cualquier síntoma acudas de inmediato a tu médico.

Leer más

La epilepsia y los problemas odontológicos

Son muchas las personas que padecen epilepsia, así como todo el conjunto de problemas, en este caso orales, devenidos de este mal, por las terapias farmacológicas utilizadas para combatirlo.

Esta circunstancia hace que los pacientes con Epilepsia tengan condiciones especiales que requieren de un tratamiento y abordaje odontológico concreto. Depende del conocimiento y manejo del profesional, el cual ha de estar bien capacitado para evitar complicaciones durante las sesiones clínicas.

Se debe prestar importancia a la historia clínica, recabar bien la información y realizar interconsulta con neurólogo si fuera necesario.

Además se deben posponer las sesiones clínicas a los periodos de estabilidad, lejos de las crisis epilépticas.

Los principales problemas orales son:

– La aparición de caries por deficiencia en la higiene normal dado que no pueden higienizarse bajo la encía.
– Infecciones de todo tipo, periodontales y dentales.
– Problemas deglutorios.
– Problemas fonadores.
– Halitosis…

En estos casos la solución pasa por la remisión al neurólogo para ver si es posible ajustar el tratamiento farmacológico por otro. En estos casos en los que es viable esta opción, la hipertrofia gingival desaparece con frecuencia.

El mejor manejo dental en estos casos es la prevención y esta pasa por aumentar las visitas al odontólogo. Además de debe aumentar la higiene y el número de cepillados dentales. Desde Cora Odontología te invitamos a que nos visites para ayudarte a corregir los problemas orales devenidos de este mal, así que si conoces a alguien o tú mismo estas ante esta situación anímate y visítanos.

Leer más